SERVICIOS



GRUPOS DE PEDAGOGÍA

En el ámbito del aula, el orientador desarrolla su tarea durante el ciclo escolar acompañando al niño en su desarrollo con las posibilidades que brinda el curriculm Waldorf.

Las actividades pedagógicas en esta curricula permiten reunir e interactuar a niños con la misma edad biológica y con diferentes trastornos del desarrollo y de la personalidad.

Al aplicar este plan de estudios, se le presentan a los niños los contenidos que antropológicamente corresponden a su edad, especialmente adaptados  y presentados artísticamente.

-Con las intervenciones terapéuticas los acompañamos a tomar conciencia de sus dificultades, a superarlas y mejorarlas en la medida de sus posibilidades.

Desde el área terapéutica surgen tres modalidades de intervención:

* Evaluación y seguimiento

* Tratamientos individuales y grupales

* Reuniones de seguimiento e intercambio con familias, profesionales externos y acompañantes terapéuticos.


-Se organiza para niños y adolescentes a partir de los 7 hasta los 18 años en Jornada Doble:

* Actividades pedagógicas basadas en la pedagogía Waldorf.

* Intervenciones terapéuticas: psicología, psicopedagogía, fonoaudiología, musicoterapia, terapia ocupacional.

* Actividades de la vida diaria: se favorecen hábitos de independencia  en alimentación, control de esfínteres, higiene, vestimenta y ritmo sueño-vigilia.

* Actividades artísticas: euritmia y teatro.

* Salidas de extensión pedagógica y recreativas.

* Control médico nutricional.

* Servicio social.





GRUPOS DE TALLER

El tránsito de los años escolares a la vida adulta transforma la propuesta, ya no se pretende “educar” al adulto como si fuera un niño.

El orientador del taller acompaña al joven y al adulto a encontrar una situación de vida en comunidad compartiendo con pares la tarea diaria, la actividad laboral

y la vida cultural.

El taller es el referente a través del cual se ponen en juego, aspectos esenciales de la vida en grupo, por ejemplo: el trabajo, la responsabilidad y la capacitación.

El desafío es la creación de un producto que surgirá de las diferentes capacidades de cada uno de los participantes, desde el maestro del taller hasta el adulto con más severos trastornos.

También, en la madurez, surge la necesidad de salir del ámbito familiar y poder participar de una comunidad de pares, dentro de un marco protegido.

Lo acompañaremos a ejercer el derecho a vivir su propia vida, aunque pudiera continuar viviendo en el ámbito familiar.

Es importante darles la posibilidad de adquirir habilidades en los diferentes ámbitos de trabajo: en talleres, en las tareas cotidianas, en la huerta y el jardín.

Con las intervenciones terapéuticas lo confrontamos con su biografía, lo acompañamos a tomar conciencia de sus dificultades, a superarlas y mejorarlas en la medida de sus posibilidades.


Desde el área terapéutica surgen tres modalidades de intervención:


* Evaluación y seguimiento.

* Tratamientos individuales y grupales.

* Reuniones de seguimiento e intercambio con familias, profesionales externos y acompañantes terapéuticos.


-Se organiza para jóvenes y adultos  a partir de los 18 años en Jornada Doble:


* Actividades de Taller Ocupacional.

* Intervenciones terapéuticas: psicología, fonoaudiología, musicoterapia, terapia ocupacional.

* Actividades instrumentales de la vida diaria: se favorecen hábitos de independencia y mantenimiento en alimentación, control de esfínteres, higiene, vestimenta y ritmo sueño- vigilia.

* Actividades artísticas: euritmia, danzaterapia, teatro y tangoterapia.

* Salidas de extensión cultural y recreativas.

* Control médico y nutricional.

* Servicio Social






ARTE

En Tobías trabajamos a diario para que el arte esté presente en todos los espacios, guiados por la premisa del amor por el detalle.

En sus escritos sobre pedagogía Rudolf Steiner siempre enfatizó el rol del arte y del juego como elementos vitales para la sana y armónica configuración del desarrollo del niño: “La práctica educativa y didáctica debe tender al ideal de despertar en el niño la sensación de que él aprende con la misma seriedad con la cual juega. Una práctica educativa y didáctica que tiene conciencia de esto le otorgará el lugar adecuado al arte y le brindará el espacio necesario a la dedicación al mismo”.

El arte como vivencia no incumbe solamente al quehacer del niño o el adulto con discapacidad. Se trata de que sea una vivencia compartida con el orientador o el terapeuta, como también que “se respire” en el trasfondo de la institución, en el ritmo diario, en la estética en general.

Involucrar el arte en las prácticas educativas, terapéuticas y sociales reivindica al individuo como un ser integral, creativo y libre, impulsando el desarrollo de lo que cada ser humano posee de individual y a su vez concertando de manera armónica el despliegue de su individualidad con el entorno social al cual pertenece.

 





CÍRCULOS DIARIOS

La dinámica y la organización de las actividades se desenvuelven a partir de un cuidadoso trabajo con el ritmo del día, de la semana y del año.

Cada jornada comienza y finaliza con una ronda de bienvenida, en la que se reúnen a modo de circulo los niños y jóvenes de cada grupo, con sus orientadores, auxiliares y terapeutas presentes. En el centro se encuentra la mesa de estación ambientada con telas, ramas, flores e imágenes acordes a la época del año que se transita. Juntos cantamos, hacemos música y recitamos poemas y lemas.

En la ronda de apertura se proyectan las actividades y novedades del día y en la de cierre se hace una retrospectiva de lo realizado durante la jornada.

Los círculos son organizados por los orientadores de cada grupo, acompañados por el equipo de terapeutas y artistas; desde cada área se acompaña la situación de cada niño o joven para que su participación, acorde a su plan de tratamiento, sea lo más plena posible.