FUNDAMENTOS



ANTROPOSOFÍA

La Antroposofía (antropo: hombre; sofía: sabiduría) es una ciencia espiritual creada por Rudolf Steiner que nos brinda un profundo conocimiento del ser humano y de su relación con el universo.

Permite experimentar la realidad del mundo espiritual de manera concreta a través de una sólida metodología comparable con la ciencia natural, con el fin de superar las limitaciones del mundo físico para acceder a más profundos planos de conciencia. Desde esta perspectiva la antroposofía supera la dicotomía cuerpo-mente de la ciencia materialista puesto que su concepción del hombre integra cuerpo, alma y espíritu.

Fundado como un movimiento internacional, este método de investigación ha influido en diversas disciplinas, como la educación, la medicina, el arte, la agricultura, la arquitectura y la economía.

 

rudolf



Rudolf Steiner

Rudolf Steiner (Kraljevic, 1861-Dornach, 1925) realizó sus estudios en los ámbitos de las ciencias naturales, filosofía (obtiene su Doctorado en la Universidad de Rostock, 1891), literatura y otras ciencias humanistas.

Durante la primera etapa de su actividad académica, Steiner brindó grandes aportes en la investigación y apreciación contemporánea de la obra de Goethe (especialmente sus aportes científicos), colaborando además en la redacción de la única edición hasta entonces completa de los textos del gran genio alemán, la famosa "Weimar'sche Ausgabe". También editó valiosos escritos sobre las obras de Schiller y Nietzsche.

Sobre la base de su investigación científica y fiel a la idea de hombre como unidad, elaboró una concepción del ser humano y de la vida que dio origen a nuevos impulsos en todos los ámbitos inherentes al ser humano.

Desde comienzos del siglo XX se dedicó intensamente a difundir sus investigaciones y hallazgos en el campo de la Antropósofía, publicando numerosos escritos y brindando una extensa serie de cursos y conferencias en distintos países europeos.

Sus experiencias como investigador científico-espiritual continúan siendo una inagotable fuente de inspiración en todo el mundo.





MEDICINA AMPLIADA POR LA ANTROPOSOFÍA

La Medicina Antroposófica considerada como una ampliación del arte de curar, promueve un abordaje integrador de diagnóstico y tratamiento que conecta la medicina científico-académica con la antroposofía.

Sus fundamentos teóricos y metodológicos fueron desarrollados por Rudolf Steiner entre 1920-1924 en numerosas conferencias para médicos y estudiantes de medicina con el objetivo de enriquecer su visión de la profesión médica y del concepto puramente mecanicista de la medicina y del ser humano que predominaba en aquella época.

La Medicina Antroposófica se practica oficialmente en 60 países y se encuentra integrada en muchos de los sistemas nacionales y en entidades privadas de salud, incluyendo el tratamiento ambulatorio y hospitalario. Contando con el desarrollo de una farmacopea propia.

 

 

ftobias



Dra. Ita Wegman

En 1921 la Dra. Ita Wegman fundó el Instituto Clínico Terapéutico de Arlesheim, cerca de Dornach, Suiza. Anexo a ésta clínica que actualmente lleva su nombre, se creó un laboratorio encargado de preparar medicamentos específicos, acordes a la naturaleza del ser humano. En la actualidad existen en todo el mundo médicos que trabajan en el sentido de ésta nueva terapéutica y se organizan regularmente cursos y jornadas con el fin de exponer y promover los fundamentos y la práctica de la medicina de orientación antroposófica.





PEDAGOGÍA CURATIVA Y TERAPIA SOCIAL

La Pedagogía Curativa de Orientación Antroposófica, tiene sus inicios en Centro Europa entre finales del XIX y principios del siglo XX a partir de un trabajo en conjunto de Rudolf Steiner y la Dra. Ita Wegman.

El término Pedagogía Curativa surge de la traducción del alemán de “Heilpädagogik” y del inglés “Curative Education”. Es importante destacar que con el término “curar” se intenta dar otra connotación a la educación especial. De este modo “curar” apela a la cualidad de asistir, acompañar, ser responsable, ocuparse de alguien.

La Pedagogía Curativa se refiere a la atención de niños y adolescentes y la Terapia Social a la atención de jóvenes y adultos. Ambas disciplinas proporcionan educación, actividades ocupacionales, terapias y acompañamientos de acuerdo a las diferentes necesidades individuales y sociales que se manifiestan en las distintas etapas de la biografía.

El Pedagogo Curativo y Terapeuta Social Antroposófico enriquece su profesión con los contenidos de la Pedagogía Waldorf y la Medicina Antroposófica como medicina complementaria e integradora.

En Tobías hemos adoptado el término de Educación Especial de Orientación Antroposófica para las actividades ligadas al trabajo con niños y adolescentes con discapacidad, y para referirnos al trabajo con jóvenes y adultos utilizamos el término Integración Laboral y Social. Estas denominaciones se corresponden mejor con las nomenclaturas en Argentina y América Latina.

Por otra parte, la denominación Educación Especial permite, además, diferenciar más claramente los abordajes que tienen que ver con la estimulación, educación e integración (escolar, social y laboral) de las personas con necesidades educativas especiales, de los restantes encuadres terapéuticos y médicos.





PEDAGOGÍA WALDORF

En 1919 Emil Molt, director de la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria en Stuttgart, le preguntó a Rudolf Steiner si, sobre los fundamentos de la antroposofía, él podía concebir una escuela para los hijos de los trabajadores de la fábrica. Como respuesta a este pedido, Rudolf Steiner desarrolló los fundamentos de la Pedagogía Waldorf que, con una clara orientación humanística, plantea la educación como un desarrollo hacia la ibertad individual, concibiendo al ser humano como una unidad indisoluble físico-anímico-espiritual.

La Pedagogía Waldorf parte de la hipótesis de que el hombre al nacer es portador de un potencial de predisposiciones y capacidades que a lo largo de su vida buscan desarrollarse.

Desde una visión antropológica la Pedagogía Waldorf integra una concepción humana considerando todas sus dimensiones, en íntima relación con el mundo; y explica y fundamenta el desarrollo de los seres humanos según principios generales cognitivo-evolutivos que comprenden etapas de 7 años, denominadas septenios. 

Cada septenio presenta momentos claramente diferenciables en los que surgen/despiertan intereses, preguntas latentes y necesidades concretas.

Basada en el conocimiento exhaustivo de las características evolutivas, la acción pedagógica habrá de promover, facilitar y maximizar el aprendizaje y dará respuesta a esos intereses, preguntas latentes y necesidades concretas. Al responder a la expectativa yacente en el educando el aprendizaje adquiere carácter significativo.

La educación así entendida trasciende la mera transmisión de conocimientos y se convierte en sustento del desarrollo integral del educando y cuida que todo el quehacer tienda a la formación de su voluntad, y al cultivo de su sensibilidad y su intelecto.
 

En consecuencia, la Pedagogía Waldorf organiza los contenidos curriculares en el tiempo y en el ritmo que considera adecuados a la situación evolutiva específica, cultivando con igual intensidad la ciencia, el arte y los valores morales y espirituales.

De este modo se intenta establecer una relación armónica entre desarrollo y aprendizaje, haciendo confluir la dinámica interna de la persona con la acción pedagógica directa, es decir, integrando los procesos de desarrollo individual con el aprendizaje de la experiencia humana culturalmente organizada.

Más de un elemento desarrollado en el marco de la Pedagogía Waldorf ha ido ingresando a la enseñanza oficial en los distintos países, como por ejemplo la prescindencia de boletines con calificaciones numéricas como medio selectivo; el arte y las manualidades como elemento educativo y la enseñanza mixta.

A nivel mundial existen más de 1000 escuelas Waldorf, 1300 jardines de infantes y Centros de formación en 60 países.